jueves, 17 de mayo de 2007

ESPECIAL JUDAS PRIEST (3ª PARTE)


A finales de 1997, la expectación por el regreso de Judas Priest era máxima. Todos los medios se hacían eco del inminente retorno de los "Dioses del Metal", de cómo sonaría su nuevo disco y de cómo se desenvolvería el joven Tim Owens en su nuevo status de estrella metálica.

Tim Owens, quién había sido bautizado por la banda como "Ripper" debido a la monstruosa versión que realizó de aquel clásico para la audición que le permitió entrar en Judas, había generado una gran controversia en los meses de 1997. Muchos medios ya le daban por acabado mientras ni siquiera había demostrado sus habilidades, mientras otros tantos ya le odiaban por el mero hecho de sustituir a alguien con el carisma y el prestigio de Halford. Por otra parte, el "New York Times" dedicó a Ripper un reportaje de dos páginas sobre su pasión por el metal y por Priest y sobre cómo su mayor sueño se había hecho realidad: pasar de ser un simple cantante en un grupo tributo desconocido a pasar a ser el cantante de su banda favorita y a convertirse en estrella mundial.

El nuevo y esperado disco de Priest, "Jugulator" (que también mostraba un nuevo logo, como queriendo indicar que la banda rompía con su pasado), apareció por fin en Diciembre del 97, e inmediatamente provocó una enorme controversia a todos los niveles.

El disco, producido por Glenn y KK con la colaboración de Sean Lynch, mostraba a unos Judas aún más brutales e hirientes que en "Painkiller", pero a diferencia de éste último, "Jugulator" se basaba en unos tiempos muchos más machacones y lentos, mientras que mostraba una producción muy moderna e inédita, ya que no hay nada que se parezca a "Jugulator".

Es curiosa la controversia que generó este disco, ya que para los detractores (la mayoría de fans clásicos puristas) el disco era un mediocre y aburrido trabajo de thrash, con unas letras ridículas, cínicas y orientadas hacia fantasías juveniles y con un cierto regusto comercial (que no accesible) para atraer a los jóvenes fans de los sonidos más populares de la época; para los defensores, el disco era un disfrutable y bestial trabajo de metal, que no se parecía a nada conocido publicado anteriormente, y con una actitud y una fuerza inauditas.

Si se mira "Jugulator" desde una posición intermedia, el caso es que ambas partes tienen su razón. "Jugulator" sin duda alguna es abrasivo e hiriente como ningún otro disco de Judas, pero sus ritmos lentos y repetitivos lo hacen tedioso y previsible; los temazos del disco, como las ya clásicas "Burn in Hell"


y "Blood Stained" más "Bullet Train", "Cathedral Spires" y "Death Row" van acompañadas de cansino relleno como el propio tema título, "Death Meat", "Decapitate" o "Brain Dead". Por otra parte, y a pesar de que se trate de uno de los discos menos accesibles de Priest, paradójicamente si que es perceptible una cierta comercialidad y un intento de actualizar el sonido Priest según los cánones metálicos de los 90, por no hablar de que, efectivamente, el disco cuenta con algunas de las letras más flojas de la carrera de Priest. Igualmente, y pese a sus numerosos fallos, "Jugulator" es un interesante y cañero disco de heavy, y el simple hecho de ser el primer disco sin Rob ya lo hace destacable.

Lo que si pareció bien a casi todo el mundo fue la voz de Ripper, que encajaba perfectamente con Judas, y que efectivamente, se asemejaba bastante a la de Rob, sobretodo en los tonos agudos. Sin embargo, hubieron muchas protestas que se quejaban de que el tal Ripper no era más que un imitador, sin personalidad, y que hubiera sido mejor buscar a alguien distinto y con actitud propia. Por quejarse que no quede, desde luego.

El disco no funcionó demasiado bien en las listas americanas (no llegó ni a los 50 más vendidos), pero si tuvo un éxito rompedor en Europa, donde, como ocurrió a lo largo de la década, el heavy metal seguía siendo un bastión casi indestructible.

No obstante, la gira fue un éxito a nivel mundial, aunque sin el eco periodístico de épocas pasadas, y con Ripper demostrando cada noche sus excepcionales cualidades vocales (pocos cantantes como él para acabar el concierto con la misma potencia que al inicio) y su amor y respeto eternos por Judas.

Tal gira quedó inmortalizada con el directo "Live Meltdown '98", que repasaba algunos de los mayores clásicos de Priest junto a nuevas canciones de "Jugulator". La principal característica del disco (y el origen de todas sus críticas) fue que, tal y como demostraron en la gira de "Jugulator", la banda tocó todos sus clásicos con una afinación distinta, casi un tono por debajo de lo habitual, dando lugar a un sonido moderno y brutal, parecido al de "Jugulator". Tal suceso se tomó como un sacrilegio por muchos fans, aunque no tardaron en acostumbrarse al nuevo sonido de la banda en directo.

La maquinaría de Judas Priest, pese a que no se movía en los niveles de éxito ni de gloria de antaño, parecía marchar perfectamente de nuevo, habiendo dejado atrás años de incertidumbre y consiguiendo un lugar privilegiado en el panorama metálico de los 90, aunque hacía tiempo que habían dejado de ser los reyes: Korn, Manson, Pantera, RATM, Metallica, Offspring, Creed, NIN, etc. eran ahora los verdaderos centros de atención.

La banda decidió volver al estudio a finales del 98, pero ocurrió un suceso que provocaría que tales grabaciones se pospusieran hasta finales del 2000. El padre de Glenn se encontraba muy enfermo, y como es natural, Glenn no se apartó de él en ningún momento. Fue además en aquel mismo año, 1999, cuando dicen que Rob recuperó la amistad con Glenn, KK y Ian, algo que simbólicamente se ha tomado como el inicio de la vuelta de Rob a Judas.

Ya en el 2000, y con Priest de momento fuera de actividad, un acontecimiento inesperado removió los cimientos del metal. Rob Halford, en el exilio musical tras el fracaso de "Two", regresaba de la noche a la mañana con "Resurrection", un brutal y excelente trabajo de heavy metal chapado a la antigua, aunque con un sonido fresco y moderno, que le devolvió a sus antiguos fueros y que provocó que Halford volviera a destaparse como el "Metal God" que ya parecía muerto y olvidado. Los medios se hicieron eco de este inesperado y satisfactorio nuevo disco, y Halford comenzó a resonar con fuerza en revistas y radios de todo el mundo.

Si bien en los 90 los rumores de la posible vuelta de Halford a Priest habían sido numerosos, ahora que Halford había vuelto a sus fueros metálicos, comenzaron a contarse por centenares, a cual más falso y sin fundamento.

El caso es que durante la gira de "Resurrection", la cual hizo que el "Metal God" recalara en el "Rock in Rio III" en Enero del 2001, junto a Iron Maiden, Sepultura y Guns N'Roses, entre otros, el propio Halford fue el que no paró de lanzar indirectas sobre su voluntad de querer regresar a Judas, como por ejemplo las explícitas declaraciones que hizo en aquel festival "quiero que se me permita hacer las cosas que estoy haciendo ahora para mi propia satisfacción personal. Pero también quiero que esa satisfacción llegue también a todos los fans, y para eso debería juntarme con Judas Priest. Eso sería elegir entre lo que necesito y no lo que quiero, y es muy duro."

Sobre comentarios de ese tipo, Glenn y KK no paraban de afirmar que Ripper era el cantante de Judas Priest, que estaban muy contentos con él y que esperaban que la cosa siguiera así por muchos años. Sin embargo a nadie se el escapaba que con toda probabilidad había comenzado la cuenta atrás para Ripper dentro de Judas Priest.

Para mediados del 2001, los nuevos Judas presentaron a nivel mundial el segundo disco de la era Ripper, "Demolition", producido de nuevo por Glenn y Sean Lynch, que a diferencia del anterior "Jugulator" generó muchas críticas negativas y prácticamente ninguna positiva. "Demolition" seguía conservando la dureza y los tiempos lentos de "Jugulator" pero para esta vez se había añadido un toque experimental y tecnológico, propio del metal de fusión de finales de los 90 (es decir, nu-metal) que no agradó a nadie. Y es que "Metal Messiah", la canción que cierra "Demolition", tiene aroma de "nu-metal" por todos sus poros. Pero el punto más bajo de "Demolition" reside sin duda en la baja calidad de la mayoría de las canciones; incluso los temas más convincentes, como "Machine Man", "Feed on me",

"Lost And Found"


"Hell is home" o "One on One" no están a la altura de clásicos pasados de la banda. Todo esto hizo de "Demolition" el disco más flojo de Priest desde el cínico y formulado "Ram it Down".

Las ventas de "Demolition" no fueron tan convincentes como las de "Jugulator", el disco estuvo desde su publicación en un discreto segundo plano, y la gira no tuvo brillo, ya que la banda no gozó de las abultadas fechas de antaño y tuvo que conformarse con girar, excepto en países como Alemania o su Gran Bretaña natal, por salas y pequeños pabellones de medio aforo.

Las cosas con Ripper parecían comenzar a ir realmente mal, y los rumores de la vuelta de Halford se hacían cada vez más insistentes, mientras que los propios fans comenzaban a pedir a gritos la vuelta de Rob. El calvo cantante, por su parte, publicó en el 2002 un segundo Lp en solitario "Crucible" que seguía la línea de "Resurrection", aunque más experimental y de calidad inferior a éste último.

No obstante, Glenn y KK seguían firmes en la voluntad de que Ripper siguiera en la banda, y para demostrarlo publicaron en el 2002 un segundo disco en directo, "Live in London", también editado en DVD, con Ripper al micro. La publicación de tal directo, para muchos innecesaria (máxime cuando se había publicado un directo de la anterior gira) se entendió como el manifiesto de Glenn y KK para afianzar a Ripper en su puesto de cantante. Sin embargo, poco le quedaba al joven voceras americano dentro del grupo.

Llegado finalmente el verano del 2003 estalló la noticia que parecía inevitable: Halford volvía al seno de su banda madre, mientras también se anunciaba a bombo y platillo alrededor del mundo una gira de reunión a nivel mundial, así como la publicación de disco y gira para el 2004.

La noticia, a pesar de su importancia, era algo esperado por todos, máxime cuando Halford había fichado por el sello de Judas y cuando el propio Ripper lanzaba indirectas asegurando que estaba viviendo sus últimos días con Priest.

La marcha de Ripper, aunque fue de mutuo acuerdo y en un ambiente amistoso, no agradó especialmente a los fans del joven cantante, y es por eso que la vuelta de Halford a Judas provocó algunas críticas de personas escépticas con el hecho de que alguien tan curtido y con tanto desgaste (en teoría) como Halford pudiese igualar la potencia que Ripper exhibió en sus días con Priest.

El bueno de Ripper, aunque parecía que iba a desaparecer de la escena musical, no tardó en unirse a las filas de Iced Earth para grabar “The Glorious Burden”, disco con el que demostró más registros y texturas vocales que las que pudo demostrar en Judas, donde, en el fondo, estaba obligado a imitar a Rob.

El día del anuncio de su reunión con sus compañeros de toda la vida, Halford aseguró a los fans que “toda la gracia, majestuosidad y poder que vivisteis va a volver a suceder” .

Lo cierto es que, a pesar de las palabras de Rob, tal reunión ha tenido dos caras para la mayoría de los seguidores de esta banda. Por una parte, es de agradecer poder disfrutar de nuevo de la magia de Rob, KK y Glenn juntos en un escenario tras más de 12 años, pero a nadie se le escapa que tal reunión esconde un gran aspecto económico. Y es que tanto Rob como Judas sabían que, pese a sus gestas pasadas, sin estar juntos no son nada, ni a nivel de ventas ni de crítica. Es la historia que todos conocemos, es la historia de Maiden con Bruce, de Black Sabbath con Ozzy, de Mötley Crüe con Vince Neil y un largo etcétera.

Igualmente, algo que honra esta reunión es que a pesar de que el dinero haya tenido un papel decisivo, no hay duda de que esto es un regreso por todo lo alto, que Halford ha vuelto para quedarse, y que en los conciertos que la banda está dando se nota ganas, ilusión y un deseo de convencer a todos de que los “Metal Gods” han regresado para renacer cual Ave Fénix.

Como era obvio, tal reunión tenía que traer consigo sendos recopilatorios y demás. En este caso la banda ha publicado en el 2004 una excelente caja de coleccionista, “Metalogy”, que ofrece más de 60 canciones de Priest, entre clásicos archiconocidos, otros grandes canciones imprescindibles, tomas en directo nunca registradas en CD, un tema inédito “Heart of the Lion”, perteneciente a la era “Turbo”, un libreto espectacular lleno de fotos inéditas y comentarios de la banda e incluso la reedición en DVD del trepidante concierto “Judas Priest Live” de la gira del “Screaming”.

Junto a esta fabulosa caja de coleccionista también ha sido lanzado el DVD “Electric Eye”, un completo DVD que ofrece todos los videoclips de la banda, el vídeo en directo “Fuel for Life Tour” y varias actuaciones inéditas para la BBC.

El 2 de Junio fue el día elegido para el arranque de la gira mundial de reunión que Judas Priest ofreció el pasado 2004 la cual les tuvo ocupados hasta el 4 de Septiembre. A nivel estatal esta gira recaló en Barcelona y en la segunda y descafeinada edición del Metal Manía en Valencia. Numerosos fans son los que aseguran que la banda, y en especial Halford, no estuvieron especialmente brillantes en ninguno de los dos conciertos. Sin embargo, y pese a las críticas, fragmentos de ambos conciertos fueron grabados para el DVD que la banda ha ofrecido junto a su nuevo disco en estudio “Angel of Retribution”, lanzado a nivel mundial el pasado 28 de Febrero, tras varios y molestos cambios de publicación por parte de Epic-Sony, discográfica actual del grupo.

“Angel of retribution”, el quinceavo disco en estudio de los británicos, y el primero con Halford desde “Painkiller” ha dividido a la comunidad metálica en pleno; alabado por unos como un gran disco con el aroma del “Painkiller”, pero con un toque actual (gracias a la producción de Roy Z) y experimental muy interesante, y criticado sin piedad por otros como un disco muy flojo, aburrido y sin brillo, el caso es que “Angel of retribution” es un disco bastante contradictorio y extraño, que no llega nunca a convencer, pero que tampoco desagrada del todo.

"Revolution" es el ultimo video que sacaron...


Recientemente ha sido anunciada una nueva gira mundial de Judas Priest, que servirá para presentar “Angel of retribution”. No dudes en acercarte a alguna de las ciudades españolas programadas para esta gira. Poder disfrutar aún a día de hoy de una banda legendaria como Judas Priest es sin duda un privilegio. Sí, quizá “Angel of retribution” es un disco flojo, quizá Halford ya no sea el de antes, quizá la banda siga en pie por el dinero, pero su legado y todos los buenos momentos que nos brindaron años atrás y que aún pueden traernos no pueden ser eclipsados por nada.

LONG LIFE TO JUDAS PRIEST!

Biografia extraida y "por fin" concluida de : http://www.metal4all.net/

La primera foto esta dedicada a ECHORIATH, para que vea que son buenos colegas de baron rojo, aunque igual ya lo sabrias, compartieron escenario con baron rojo en la epoca del "Volumen Brutal", y otro dato que he extraido de wikipedia muy interesante....

En 1985 y habiéndose puesto de moda el Techno Pop, Judas Priest aplicó los sintetizadores a su sonido, y con la colaboración de Jeff Martin a los teclados, se disponían a grabar una de sus obras maestras: Twin Turbos, un álbum doble con muchos temas veloces y feroces combinados con temas más comerciales. Fue este año en el que Rob Halford, intentó suicidarse en la suite de su hotel tomando un bote entero de tranquilizantes, según confesó el mismo vocalista, porque se sentía muy presionado con su homosexualidad. Tras recuperarse y con todo el apoyo de la banda, se dispusieron a grabar "Twin Turbos", en la cual cuenta un mito que Julio Iglesias colaboró en una canción que nunca vio la luz. Finalmente, acercándose la fecha del estreno del disco, y con muchos temas en el tintero, el álbum tomó otro rumbo, y al final desechando los temas mas feroces se optó por los comerciales y así llegó en 1986 Turbo, el cual en su época fue un álbum repudiado por sus fans, los cuales les tacharon de vendidos al Techno Metal, pero hoy en día "Turbo" es uno de los álbumes más carismáticos de su carrera, que iba a ser parte la BSO de la película Top Gun pero los miembros del grupo optaron por no incluirla, ante la presión de la productora para que fuera una canción exclusiva de la BSO. Otro cambio que no fue muy bien recibido por sus fans fue el cambio a un estilo visual como el de Mad Max. El nombre del disco "Painkiller" fue extraido de las pastillas que halford se tomo para "intentar" suicidarse.

Pues eso es todo, igual se quedan cosas en el tintero, lo se, pero bueno, si se os ocurre algo que no haya puesto, ya sabeis, lo poneis en comentarios, un saludo a todas las nuevas visitas, y si dejais algun comentario, estare muy agradecido a TODOS!! Mañana toca Dimebag Darrell.

UN SALUDO A TOD@S!!!

4 comentarios:

ECHORIATH dijo...

ME CAGO EN DIOS TU DE QUE VAS ESTO QUE VA A TENER CINCUENTAMIL PARTES O QUE? JEJEJEJE

ECHORIATH dijo...

Y GRACIAS POR DEDICARME TAN BONITA FOTO ESPERO QUE NO TE DESILUSIONE EL HECHO DE QUE YA LO SUPIERA PERO DE TODOS MODOS GRACIAS ES UNA FOTO MAGNIFICA LO MEJOR SIEMPRE SE JUNTA ES COMO CARMEN SEVILLA Y MANOLO ESCOBAR JE JE JE JE xD

RiPWiLD dijo...

Bueno, yo sabia que te iva a gustar, por eso la puse, tranquilo que ya se acabo la biografia, esperemos que puedan seguir 30 años mas tocando, y yo lo publique aqui o en otro sitio!!

Por cierto, ni un comentario al discazo de dream theater......eso no me mola nada!! mientras que no veas eso, no publico la biografia de dimebag darrell, dicho para los dos editores que colaboran conmigo!!

ECHORIATH dijo...

JODER YA VOY A COMENTARLO XAO