martes, 15 de mayo de 2007

ESPECIAL JUDAS PRIEST (2ª PARTE)


Estamos en 1980; la histórica NWOBHM acaba de explotar plenamente y grupos como Iron Maiden, Def Leppard, Saxon, Venom, Mercyful Fate y otros no están sino empezando a hacer historia.

En medio de este panorama tan favorable y decisivo para la calidad y la popularidad del heavy metal, Judas Priest, los cuales habían sido en parte los provocadores de esta explosión musical en la Gran Bretaña, presentaban el disco que les iba a convertir definitivamente en la leyenda que aún a día de hoy son, "British Steel", un LP decisivo, mítico, completísimo, afilado y metálico como el que más pero a la vez enormemente disfrutable y accesible; en definitiva, un auténtica gema ya no sólo del heavy metal, sino de la música más atemporal. En otras palabras, "British Steel" es el pilar en el que se sustenta toda la discografía de Priest, un disco de escucha obligatoria para cualquier seguidor del rock/metal que se precie, uno de los discos más famosos y recordados que se recuerden, un disco de una importancia y un valor incalculables.

Todas y cada una de las canciones son joyas imprescindibles: la mítica

"Breaking the Law"


el himno por excelencia "United" (bautizado por muchos como el "We will rock you del metal"),

la pegadiza "Living after Midnight"


las fieras "Rapid Fire" "Grinder" y "Steeler", la compleja "You don't have to be old to be wise", la hipnotizante "The Rage" o la épica

"Metal Gods"


una canción que con su título definía perfectamente el nuevo status de la banda.

Muchos son los que a lo largo de los años se han preguntado los motivos por los que la banda publicase un trabajo de este calibre. Sobre eso Tipton opina "cuando miro atrás y recuerdo los días en los que grabamos discos como "Killing Machine" o "British Steel" me acuerdo de que por entonces nosotros no nos dábamos cuenta del potencial y la importancia histórica de las canciones que hacíamos; simplemente llegábamos al estudio con ideas y con ganas y empezábamos a escribir, a experimentar y a grabar; no estábamos obsesionados con crear clásicos a la fuerza; creo que esa es la razón por la que todas las grandes canciones son escritas".

El disco se convirtió, como no podía ser de otra forma, en un éxito mundial de proporciones desorbitadas; millones de copias vendidas en Europa y Japón y un Top 5 en casi todo el mundo, y aunque el disco no se vendió tan bien en USA, sí que consiguió colocarse entre los 40 más vendidos allí y, lo que es más importante, dio la primera certificación de "disco de oro" para la banda. Destacar además que el quinteto grabó los primeros videoclips de su carrera, "Living after Midnight" y "Breakin' the Law" dirigidos por Julian Temple.

Sin embargo, a nadie se le escapaba que mientras en Europa y Japón Judas eran casi unos dioses y prácticamente el grupo más grande de todo el rock/metal, en USA todavía no gozaban del mismo trato.

Pero a pesar de la ligera "decepción" a nivel de ventas que supuso "British Steel" en USA, la gira por América fue simplemente apoteósica; los Judas visitaron en repetidas ocasiones todas las grandes ciudades de yanquilandia, ofreciendo conciertos demoledores, y logrando un gran seguimiento de la prensa y la TV americanas. Era el principio de la hegemonía de Priest en los Estados Unidos.

De vuelta a Europa, la banda realiza una nueva gira monumental que tuvo su punto culminante en la participación del primer "Monsters of Rock" en Donington, compartiendo cartel con Scorpions, Rainbow, April Wine, Saxon y Riot.

El quizá mejor año para Judas, 1980, acabó, y el 81 hizo aparición, en el cual publicaron "Point of Entry", un disco que seguía los mismos esquemas de "British Steel", pero con la diferencia de que era de inferior calidad, y sobretodo, que tenía como objetivo principal conquistar a los Estados Unidos.

Leyendo esto uno puede pensar que "Point of Entry" es un disco formulado, comercial y algo mediocre, y aunque hay algo de verdad en eso, tampoco se puede negar que en líneas generales es un convincente y recordado disco de Judas Priest. Sin duda los seguidores que prefieren la etapa más conocida de Judas Priest de los 80 tienen a "Point of Entry" como un disco de cabecera, pero a nadie debería escapársele que en realidad, y sin contar el descentrado debut "Rocka Rolla", "Point of Entry" fue el primer disco de Judas Priest que no llegó al status de "pieza maestra".

Prueba de ello es la tremenda irregularidad del disco; grandes y pegadizas canciones como los exitosos singles/videos

"Heading Out To The Highway"

"Hot Rockin"


"Don't Go"


más las dos grandilocuentes "Solar Angels" y "Desert Plains" van de la mano de canciones mediocres de puro relleno como "You say yes", "All the way" o "On the Run". Además se ha de destacar la bastante comercial producción que Tom Allom imprimió al disco; sin ir más lejos la batería de Dave Holland suena demasiado blanda, mientras que las guitarras no suenan tan afiladas y contundentes como sonaban en "British Steel". Pero lo que muchos consideran el punto más bajo de "Point of Entry" es el hecho de que la banda (por motivos que aún a día de hoy nadie entiende) decidió experimentar con sonidos blues.esa mezcla de metal/blues está presente claramente en temas como "Troubleshooter" o "On the Run", por ejemplo. Sobre todo esta controversia que generó "Point of Entry", Tipton explica "en "Point of Entry" hay sin duda un puñado de grandes canciones; luego también hay otras bastante flojas que no son precisamente mis favoritas, como "You say yes"; esas canciones son melódicas y con cierto aroma de blues; la verdad es que "Point of Entry" fue un disco con el que decidimos experimentar y hacer accesible nuestra música; creo que no hay nada terrible en ello, pero sí creo que nos equivocamos al pensar que lo mejor era darle al disco un toque rockero y bluesy de los 70".

La publicación de "Point of Entry" fue recibida con críticas mezcladas; a unos les decepcionó y a otros les pareció un discazo a la altura del "British Steel".
En USA el disco fue publicado con una portada distinta y aunque se vendió realmente bien (llegó a disco de oro de nuevo) no llegó tampoco en este caso a la millonada de copias que todos esperaban. Pero como ya les había ocurrido con su anterior disco, la gira de "Point of Entry" fue un éxito abrumador a nivel de público y de seguimiento por parte de la prensa de todo tipo. Sin ir más lejos, Judas Priest ya era por entonces una de las bandas favoritas de los americanos en directo. Pero en estudio algo seguía sin funcionar.

Ya en 1982, la banda decidió cambiar su forma de trabajo. Para la grabación del que iba a ser su siguiente trabajo discográfico, "Screaming for Vengeance" volvieron a contar con Tom Allom como productor, pero decidieron volar hasta estudios de Ibiza y Florida. Aparte se hicieron con los servicios del prestigioso dibujante Doug Johnson para que imprimiese a la portada cierta estética de cómic.

Cuenta Priest que la mayor parte de la inspiración que tuvieron para "Screaming" fueron las noches en las que desde las ventanas del hotel de Florida podían ver con total claridad brutales y escalofriantes tormentas eléctricas sobre el mar. La banda por aquel entonces tenía fuerza en las venas y ganas de convertirse en reyes absolutos de una vez por todas. Toda esta fuerza y ambición dio como resultado el inconmensurable "Screaming for Vengeance", uno de los discos más poderosos, completos y rabiosos que la banda publicara jamás, coronado con su mítica portada que muestra al temible y elegante águila robotizado "Hellion".

Fue este el disco con el que Priest pulieron y perfeccionaron su sonido puramente ochentero: guitarras ardientes y demoledoras, pero a la vez con un barniz melódico y accesible irresistible, base rítmica desquiciada y punzante, un desarrollo instrumental extremadamente ambicioso e imprevisible (huyendo de la clásica estructura de estrofa-estribillo) y como guinda los magníficos y escalofriantes aullidos de Halford. Sin ir más lejos, con este disco Rob creció aún más como cantante, durante todo el disco se muestra especialmente inspirado y feroz, y si no fuera por el casi sobrenatural trabajo que mostró en el posterior "Painkiller" se podría afirmar sin ninguna duda que "Screaming for Vengeance" fue el momento más brillante de toda la carrera vocal de Halford.

El disco fue un éxito terrible en los Estados Unidos; vendió dos millones de copias en los primeros meses de su publicación, dando por fin a la banda el status de "super-estrellas" a la altura de cualquier artista de pop comercial de la época. Sin ir más lejos, el vídeo de "You've got another thing coming" tenía un seguimiento en la MTV propio de alguien como Michael Jackson. Al otro lado del Atlántico, el éxito fue aún mayor: números uno en infinidad de países, Número 2 en Japón, emisión continua de temas por las emisoras de radio de todo tipo, etc. Priest sin duda estaban de moda; nunca seguramente volverán a conseguir el éxito de público que consiguieron con "Screaming for Vengeance". En otras palabras, "Screaming" fue una de las razones de la hegemonía y de la enorme popularidad que el heavy metal vivió a nivel mundial en la primera mitad de los 80.

Pero tanto éxito no puede conseguirse si no hay un disco espectacular que vender (o al menos, así debería ser). Sólo hace falta escuchar canciones monumentales como

"The Hellion / Electric Eye"


"You've got another thing coming"


"Bloodstone"


"Riding on the wind"


para convencer al más exigente. Canciones abrasadoras y metálicas en el mejor sentido de la expresión pero a la vez tremendamente pegadizas y accesibles .

La gira mundial que siguió a la publicación del disco fue un éxito tal que la banda se animó a grabar su primer vídeo en directo oficial "Judas Priest Live World Vengeance Tour 1982", grabado en Memphis, también un superventas en todas las listas mundiales. La monumental gira tuvo su final en una apoteósica actuación delante de 300.000 personas en el US Festival en California 1983, junto a Van Halen y Mötley Crüe.

Tras la gloria de la gira de "Screaming for Vengeance" la banda decidió darse su primer descanso de verdad desde su fundación y se tomaron el resto de 1983 para apartarse de toda aquella locura y popularidad.

No fue hasta finales de Noviembre de aquel año que volvieron a los estudios de Ibiza y Florida para grabar su siguiente plástico, que estaba obligado a mantener la calidad y el éxito del "Screaming".

Este nuevo trabajo recibió el nombre de "Defenders of the Faith" y fue publicado a finales de Enero de 1984. Musicalmente era una clara continuación de los esquemas de "Screaming for vengeance" pero con la diferencia de que "Defenders" era un disco más duro, oscuro e incómodo, en otras palabras, menos accesible, aunque fuese con este disco con el que la banda comenzó a experimentar con la más moderna tecnología de estudio, como por ejemplo un uso casi continuado de "reverb" en la voz de Halford, algún que otro sintetizador y un tratamiento mecanizado para la base rítmica.





"Defenders of the Faith" es un disco compacto y coherente, donde todas las canciones son ambiciosas y convincentes, aunque si algunas destacan especialmente esas son sin duda

"Freewheel Burning"


"The Sentinel"


"Jawbreaker", "Some heads are gonna roll", "Eat me alive"

o la casi hard-rockera "Love Bites"


El disco es en líneas generales tan perfecto que a lo largo de los años, y casi a modo de chiste, el único "fallo" que la gente ve en el "Defenders" es su portada, en la que aparece "The Metallian", obra de nuevo de Doug Johnson, una especie de toro-tanque mecanizado, de aspecto torpe y casi ridículo, sin la clase del majestuoso y temible águila "Hellion".

El disco fue alabado de forma unánime por la crítica por su calidad y por su espíritu enteramente heavy, y las ventas respondieron, logrando casi el mismo éxito del "Screaming" y una emisión continua de los videos de "Freewheel Burning" y "Love Bites", mientras que seguía aumentando la legión de seguidores de Priest por todo el mundo.

La gira de nuevo fue mastodóntica, con un montaje espectacular: una réplica gigante del "Metallion", pasarelas por todas partes y un juego de luces impresionante. Finalizada la gira mundial apareció la primera y hasta la fecha única biografía oficial del grupo, "Heavy Duty", mientras que la banda participaba en el festival benéfico "Live Aid" de 1985, demostrando una vez más la enorme popularidad, y no sólo dentro del heavy, que Judas tenían por aquel entonces. Halford también participó en el single benéfico "Stars" para el "Hear N' Aid", junto a Ronnie James Dio, entre otros.

Ya en la segunda mitad de 1985, los todopoderosos Judas Priest volvieron al estudio para grabar "Turbo", disco con el cual comenzaría a caer el mito.

Por la segunda mitad de 1985, Rob y los demás estuvieron encerrados en el estudio para grabar lo que iba a ser la continuación de discos tan legendarios y metálicos como "Screaming for vengeance" y "Defenders of the Faith", y que iba a llevar por nombre "Turbo". Cuentan que durante las sesiones de grabación el grupo fue tentado para que la canción "Reckless" fuese incluida en la banda sonora de "Top Gun", aunque la banda finalmente rechazó molesta al saber que si incluían la canción en aquella BSO la productora de Top Gun no les dejaba incluirla en "Turbo".

Durante aquel presente año, 1985, y el siguiente, 1986, la conocida explosión de hard-rock americano iba hacer estragos y a dominar las radios y las listas de medio mundo. Por otra parte, el thrash comenzaba seriamente a convertirse en un estilo popular y mayoritario y a dejar los niveles más puramente underground.

Frente al imparable éxito de estas dos nuevas tendencias del rock, parecía que el heavy metal de corte más clásico iba a ser relegado a un segundo plano, y aunque no fue nunca así, ya que en la segunda mitad de los 80 convivieron en total armonía heavy clásico, thrash y hard-rock (el verdadero declive vino en los 90, como sabemos), muchas bandas de heavy que habían tenido su apogeo entre finales de los 70 y principios de los 80 decidieron orientar su sonido hacia una cierta comercialidad, con la inclusión de sintetizadores, teclados y demás arreglos inéditos hasta entonces, y en algunos casos, hacia unos derroteros hard-rockeros muy marcados. Def Leppard con su "Hysteria", Saxon con su "Destiny" o Iron Maiden con "Somewhere in Time" son ejemplos muy claros, por poner sólo unos pocos.

Pero en ese aspecto, Judas Priest fue quién realizó el cambio más acusado, y a la postre, uno de los menos convincentes. "Turbo", el disco del "gran cambio" en el sonido Priest, y producido de nuevo por Tom Allom, apareció en Mayo de 1986, y desde su publicación provocó una enorme controversia.

"Turbo" es un disco plagado de sintetizadores, teclados, samplers, baterías mecanizadas y demás arreglos tecnológicos que dan al disco un estilo mecanizado, robótico, frío y sobretodo, muy alejado del sonido punzante y brutal de discos anteriores, que dio paso a la sarcástica etiqueta de "Tecno-Metal". También es muy perceptible el regusto hard-rockero que "Turbo" tiene; mucha de las canciones podrían haber sido parte de algún disco de Bon Jovi, Poison o de los Kiss ochenteros. La banda además cambió su estética, dando paso a una extremada y hortera imagen de cueros de colores, melenas cardadas y una cierta pose de guaperas en las fotos, al más puro estilo Jon Bon Jovi, algo que resultó cuanto mínimo ridículo ya que ninguno de los componentes de Priest ha sido nunca una belleza, que digamos.

El caso es que todos los seguidores y críticos se dieron cuenta de que "Turbo" era el gran intento de Judas Priest de comercializar su sonido y penetrar en el mercado comercial americano, el "mainstream", como allí lo llaman. Algo que además indignó sobremanera a los puristas y que les dio la razón acerca de la comercialidad de "Turbo" fue que la banda editó un remix de "Turbo Lover", llamado "High Octane Mix", que era un vergonzoso coqueteo con el Tecno, destinado a las pistas de baile.

Por ese motivo muchos fans dieron la espalda al disco y tantos otros críticos lo destriparon sin piedad. Sin embargo, el público fanático del hard-rock de los 80 no hizo ascos al LP, y además el sector femenino de fans de Priest comenzó a crecer. También muchos fans clásicos de Priest defendieron al disco y lo recibieron con los brazos abiertos.

Pese a todas las críticas negativas y positivas que generó en su día, "Turbo", en el fondo, no es un mal álbum.

"Turbo Lover"


es un clásico de Priest con todas las de la ley y una de las canciones más famosas de los 80.

"Locked in"


contiene un gran estribillo y un gran trabajo de guitarras. "Parental Guidance" y "Private Property" (pese al horrible efecto tecno inicial de esta última) son dos himnos que se graban en el cerebro al instante.

"Out in the cold"


es una majestuosa y progresiva balada. "Rock you all around the world" y "Wild nights, hot and crazy days" son dos de las canciones de rock más vitales de la época, mientras que "Reckless" recupera el sonido metálico de la época del "Screaming", cerrando el disco de forma brillante. ¿Cuál es, pues, el motivo del odio que generó "Turbo" en su día? Pues sin duda la producción, totalmente comercial y hoy en día, desfasada completamente.

Y es que si "Turbo" hubiese sido un disco centrado y honesto, se habría convertido en un éxito creativo, pero su espíritu comercial le ha acabado convirtiendo en uno de los álbumes más prescindibles de Priest, y el disco con el que comenzó su declive musical. Sorprendentemente, la gira de "Turbo", "Fuel for live Tour" fue una de las más exitosas de toda la historia de Priest. Parecía que si bien muchos fans no aprobaban el disco, si querían ver de nuevo a sus ídolos sobre las tablas.

Aprovechando el tirón que tubo la gira de "Turbo", la banda publicó en Julio de 1987 un directo en vídeo y CD grabado en la gira de estadios por USA llamado "Priest.Live", y con el que dicen que la banda también quiso tranquilizar a los fans respecto a su sonido y demostrar que seguían siendo los reyes metálicos. Sin embargo, "Priest.Live" fracasó estrepitosamente en las listas, y es fácil ver el motivo. El álbum está totalmente sobreproducido (hasta el punto en que jocosamente algunos lo llaman "Priest.Studio"), el track-list no es el mejor (demasiadas canciones del "Turbo" y una total marginación de la etapa de los 70) y la banda suena descentrada, cansada y sin la fuerza de antaño. En otras palabras, "Priest.Live" fue un cínico e insincero intento de recuperar el crédito entre la comunidad metálica.

Viendo que las cosas no marchaban tan bien como antaño, la banda se tomó un año sabático para reflexionar sobre su situación. No fue hasta Abril de 1988 cuando volvieron al estudio para dar forma a su siguiente LP. La expectación pues, era máxima, ya que la banda tenía dos alternativas: regresar a su sonido metálico de antaño o continuar por la senda comercial y experimental de "Turbo".

"Ram it down", publicado en Junio del 88, fue el disco que confirmó que la banda había escogido la primera opción. Regresaron a su estética de cueros negros y tachas y eliminaron todos los sintetizadores y demás arreglos que desprestigiaron a "Turbo". Sin embargo, y aunque el disco fue un buen éxito debido a que se recuperaron todos los fans perdidos con "Turbo", a nadie se le escapó que, pese a ser metálico y potente, "Ram it Down" es uno de los discos más mediocres y formulados de Priest.

Con el excelente tema homónimo (con uno de los mejores solos de la historia) como el único clásico auténtico del disco, el resto de temas son olvidables, insinceros, cínicos y sin brillo. La banda quería recuperar su prestigio metálico a toda costa y eso les llevó a publicar un álbum vacío y apresurado, con un puñado de canciones sin ninguna pretensión de clásicos. Quizá con "Ram it down" Priest demostraron que habían vuelto a sus fueros metálicos, pero también demostraron que hacían discos de heavy casi por inercia, para vender y para mantener un nombre que comenzaba a estar seriamente desprestigiado.

Sin embargo, alguna que otra canción puede salvarse de la quema, como "Hard as Iron", el acelerado cover de "Johnny B.Goode" y "Blood Red Skies", una progresiva canción inspirada en "Terminator" y donde además se recuperaron los efectos de "Turbo", dando a la canción una sensación futurista y robótica.

La gira, como ya estaban acostumbrados, fue un terrible éxito, pero tras la manga de conciertos en su Gran Bretaña natal, en 1989, explotó la bomba: Dave Holland, tras más de 9 años de impecable servicio abandonaba la banda alegando cansancio y asuntos personales, ya que según él apenas tenía tiempo para su familia. Sin embargo, las razones de la marcha de Holland nunca han sido suficientemente aclaradas, ya que parece ser que había algo más, sino no se explica que Holland no haya vuelto a dirigir la palabra a ninguno de los miembros de la banda desde su adiós. El batería se retiró profesionalmente de la música, y casi nada más se ha vuelto a saber de él hasta su reciente y vergonzoso abuso sexual a un menor que le ha costado la cárcel.

"Johnny B.Goode"


Otra despedida siguió a la de Holland: el legendario productor Tom Allom anunció que "Ram it Down" había sido su última producción con Priest; se cerraba así una brillante y fructífera relación entre los Judas y su productor fetiche.

La banda, pues, comenzó a buscar a un nuevo batería, y lo encontraron en la persona de Scott Travis, por recomendación de Halford, un enorme (en todos los sentidos) personaje, procedente de los Racer-X, que iba a tener un peso específico muy importante para la recuperación de la calidad en el sonido Priest. Con Travis tras las baquetas, la banda se da cuenta del enorme potencial que tiene, con una clase impresionante y una dureza y velocidad propias del speed-metal.

Ya a finales de 1989 Judas Priest tenían perfilado el que iba a ser su nuevo LP, titulado "Painkiller", y que contó con la producción de Chris Tsangarides. Estaba previsto que apareciese para principios de 1990, pero un suceso vergonzoso hizo que el disco se retrasase hasta Octubre.

En 1985 dos chavales yanquies se habían suicidado absolutamente drogados mientras escuchaban el "Better by you better than me" de los Judas. Los indignados padres habían presentado cargos en 1986 pero no fue hasta 1990 cuando se celebró el juicio. Al parecer los abogados de los padres acusaban a Priest de que los chavales habían encontrado el mensaje subliminal "Do it" (Hazlo) en la canción "Better by you better than me" y que por lo tanto Judas incitaban a sus oyentes al suicidio, lo que es como mínimo chocante máxime teniendo en cuenta que dicha canción era un versión (.).

Tales acusaciones no tenían ningún tipo de fundamento, es por eso que los Judas salieron airosos con relativa facilidad de aquel embrollo, aunque fue una experiencia muy desagradable e innecesaria que minó la moral del grupo y que hizo que la popularidad de Priest entre la sociedad bajase enteros, ya que seguían habiendo yanquies fanáticos que seguían pensando como mezquinos que Priest eran culpables. Frente a tal panorama dan ganas de pensar si cosas como esta habrían ocurrido con artistas de otros estilos musicales más socialmente aceptados.

"Painkiller" apareció finalmente en Octubre de 1990 y fue un éxito a todos los niveles para Priest. El disco mostraba un sonido brutal inédito hasta entonces, fue un escalón adelante para la evolución del sonido del grupo; la batería apocalíptica y thrasher de Travis parecía dar crédito ilimitado a la caña en un disco incendiario, donde KK y Glenn lograron su techo como compositores y como solistas y donde Halford daba rienda suelta a su potencial vocal, más agudo, afilado y extremo que nunca, logrando así el mejor trabajo vocal de su carrera.

Todo el disco está plagado de temazos, "Leather Rebel" "Night Crawler" "Metal Meltdown" y como no el inmortal tema título....

"Painkiller"


"A Touch Of Evil"


"All guns Blazing"


"Painkiller" desde su publicación se convirtió en un disco favorito para los fans de Priest, y sin duda rivaliza con "British Steel" y "Screaming for vengeance" como el mejor disco de toda la carrera del combo. "Painkiller" además, es el disco que ha otorgado una gran solidez a todo el catálogo de la banda, ya que sin este disco toda la trayectoria del grupo en los 90 hasta la actualidad andaría un poco coja. En resumen, "Painkiller" es uno de los discos definitivos del quinteto inglés.

La gira, pese a verse recortada por Europa debido al incidente con el juicio (debido a eso Priest no pasó por España en aquella gira), fue todo un éxito en Japón, EEUU, con Annihilator, Megadeth y Pantera como teloneros (casi "nada"), y sobretodo en Sudamérica, donde la banda contrató fechas por primera vez en su historia tras el éxito del "Rock in Rio II" en Río de Janeiro, compartiendo la cabeza del cartel junto a los entonces todopoderosos Guns and Roses de los "Illusions". La banda además optó a un Grammy mientras que el single de "A touch of Evil" era un gran éxito en las radios.

Judas Priest habían renacido musicalmente cual Ave Fénix, y todo parecía ir perfectamente, pero en el seno de la banda las cosas eran muy distintas.Halford, quien recientemente había hecho pública su homosexualidad, se sentía cansado de Priest y de girar continuamente. Además, la contratación como teloneros de Pantera para la gira de "Painkiller" tuvo un impacto terrible en Rob, hasta el punto en que se obsesionó por imitar su sonido.

Todos estos conflictos mentales hicieron que Rob hablase a sus compañeros sobre su situación, y les propuso que le permitieran llevar una carrera paralela para dar rienda suelta a sus inquietudes musicales. En ningún caso Rob quiso abandonar definitivamente Judas, pero a Glenn y KK, bastante molestos e incrédulos, no les pareció una idea factible y obligaron a Rob a elegir entre su carrera en solitario o seguir en Judas Priest. Halford, decepcionado y sorprendido por el enfado y la terquedad de sus compañeros, optó por irse de la banda, a mediados de 1992.

Esa despedida tuvo mucha transparencia, y Halford contó con pelos y señales la actitud de sus compañeros y alegó que se iba para experimentar con el metal, ya que el sonido Priest estaba pasado. Halford pues, marchaba de Judas profundamente enfadado con sus compañeros.

Lo primero que hizo Halford fuera de Priest fue fundar su banda "Fight", con la que dijo que iba a reinventar el heavy metal. También contrató a Scott Travis para "Fight", ya que KK y Glenn le dejaron marchar al asegurarle que Judas Priest iba a disolverse. Los guitarristas Russ Parrish y Brian Tisle y el bajista Jay Jay completaron la formación de "Fight".

KK, Glenn y Ian se encontraban pues sin frontman, con el ánimo por los suelos y en medio de toda la tormenta grunge y alternativa que se estaba cobrando centenares de víctimas entre hard-rockeros, metalheads y thrashers. Sin embargo, optaron por resistir, a no dejarse hundir y a esperar a que las aguas volvieran a su cauce. Había comenzado un exilio voluntario que duró casi 6 años. Antes de eso la banda publicó en 1993 el completo recopilatorio "Metal Works '73-'93" que, pese a no tener un track-list perfecto, ofrecía muchas de las mejores canciones de toda la trayectoria del grupo.

Halford por su parte editó con "Fight" tres discos, "War of words" (94), "Mutations" (94) y "Small Deadly Space" (95) notables trabajos de metal donde había una clara influencia por el sonido de Pantera y un gran espíritu vanguardista, ya que no hay nada que realmente se parezca a "Fight" ni tampoco se puede incluir en ninguna etiqueta.

Pese a su abundante calidad, "Fight" pasó totalmente desapercibido entre la comunidad metálica, y Halford, defraudado, optó por disolver la banda. Fue con esta disolución cuando comenzaron a aparecer los numerosos e insustanciales rumores del regreso de Rob a Judas, que lamentablemente para nuestra paciencia no se extinguieron hasta el retorno real de Rob a su antigua banda en el 2003.

Travis, tras la disolución de "Fight" volvió al seno de Judas Priest en 1996. Fue entonces cuando KK, Glenn y Ian decidieron resucitar a Judas. El primer paso lógico era buscar un nuevo cantante y tras más de 200 audiciones, entre hombres y mujeres, el candidato ideal era Ralf Scheppers, el ex-Gamma Ray. Sin embargo, cuando Ralf estaba a punto de ser contratado como cantante, Travis enseñó a sus compañeros una cinta donde se mostraba un concierto de una banda tributo de Priest, llamada "British Steel", y donde había un joven cantante americano llamado Tim Owens que tenía un potencial vocal y un timbre casi calcado al de Halford. Sin dudarlo ni un momento, KK, Glenn y Ian ofrecieron una audición a Tim, tras la cual fue contratado, ya que todos quedaron admirados del potencial de Tim, que casi parecía el propio Halford. Priest ya tenían nuevo cantante.

Igualmente, los años de exilio de Judas habían servido para que Glenn pudiese editar un trabajo en solitario para dar rienda suelta a sus inquietudes como compositor. Tal disco recibió el nombre de "Baptizm of Fire", publicado en 1997; un rotundo y variado trabajo donde conviven influencias tanto del metal clásico, como del hard-rock y del speed-metal.

Rob, por su parte, reapareció en 1997 con su nuevo proyecto "Two", un híbrido de metal industrial junto a Trent Reznor de NIN que, pese a lo interesante de la propuesta, fue un rotundo fracaso debido a la baja calidad del disco y a la poca dureza que ofrecían las canciones. A nadie, una vez escuchado el disco, le parecía que aquello era digno del "Metal God" quién además había cambiado su estética: largas gabardinas, perilla, brillante calva y sombre de ojos.

Tras el rotundo fracaso crítico y comercial de "Two", Halford desapareció durante unos cuantos años de la escena musical, mientras Priest grababan material con su nuevo y joven vocalista para el que iba a ser su disco de retorno por todo lo alto.

Biografia impresionante extraida de : http://www.metal4all.net

Todavia queda una tercera parte, pero la pondre el jueves, mañana toca un disco imprescindible de los 90, una sorpresa.........
Ni que decir tiene que recomendados el BRITISH STEEL, SCREAMING FOR VENGEANCE y DEFENDERS OF THE FAITH. El TURBO con toda la polemica que tuvo en su tiempo, cuando dan algun concierto, les piden mucho las canciones del disco de TURBO, osea que en su tiempo fue un fracaso y todo lo que querais, pero fue otro paso adelante de los priest.

Y de PAINKILLER, mucho mas no se puede decir, DISCO HISTORICO, IMPRESIONANTE Y ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLE, SUPER-RECOMENDADO!!

Se que es muy largo, y que tardareis en leerlo pero dejar un comentario extenso, que tampoco cuesta tanto!!

UN SALUDO!!

2 comentarios:

ECHORIATH dijo...

ESTO YA ES EXCESIVO ES COMO LA SEGUNDA PARTE DEL SILMARILION JEJEJEJE (SI LA HUBIERA, CLARO)BUENO ME VOY AL MEOLLO DE LA CUESTION Y A COMENTAR SE HA DICHO:
BREACKIN THE LAW ME ENCANTA YA SABES QUE ES UNA DE LAS QUE LLEVO EN EL COCHE PARA OIR SIEMPRE QUE PUEDO.
"UNITED" EL "WE WILL ROCK YOU" DEL METAL? HOMBRE PUEDE SER PERO ME RESULTA GRACIOSO QUE HAGAN ESA COMPARACION SERA QUE ESTOY APIJOTAO PERDIDO, QUE SE LE VA A HACER!!!
"LIVING AFTER MIDNIGHT" CREO QUE LO HAS CLAVAO CON LO DE PEGADIZA, TODAVIA RESUENA EN MI CABEZA JEJE JUNTO CON OTRA PEGADIZA (la de tata golosa) JEJEJEJEJEJEJEEJE PERO POR SUPUESTO ESA NO ESTA A LA ALTURA NI COMO PARA COMERSELA A LOS DE JUDAS QUE QUEDE CLARITO EHH!!!
DIOSES DEL METAL!!! O "METAL GODS" QUE TITULO, SOLO OIRLO DAN ESCALOFRIOS DE GUSTITO CREO QUE ES OTRA DE LAS QUE MAS ME GUSTAN PERO DECIR ESO HABLANDO DE JUDAS PRIEST ES DE TONTOS PORQUE SON TODAS BUENISIMAS CLARO.
JODER ACABO DE ECHAR CUENTAS Y ME AUN ME QUEDAN 17 VIDEOS POR COMENTAR VOY A PROBAR A COMENTARLOS TODOS A LA VEZ JE JE JE HABER, AHI VA: BUENIIIIIIIISIMOS!!!!!!!!!!! TODOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! YA SEGUIRE LUEGO DE VERDAD PERO ES QUE AHORA TOCA HACER LA COMIDA AGUR UN SALUDO A TODOS

N1G7M4R3 dijo...

Bueno,Judas Priest,la primera banda de Heavy Metal que me gusto de verdad!Primero por el cantante,los agudos que hace y la fuerza vocal es que acojonan a cualquiera,junto con bruce,los que mas me gustan,bueno,KK y Glenn..sin palabras ;)
Empezando el segundo especial por mi disco favorito claro,como no!:D
Breaking the law es de las mas pegadizas,echoriath,yo no la pongo en el coche.....xD,pero porke no lo tengo..jajajaja.
United,si te soy sincero,no me gusta...:P,al contrario que living after midnight,que es otra de las que mas me gusta,pero ya sabes que la que mas me gusta es Grinder..........es que.....como diria un amigo....me pone el solo jajajajajajajajajaja.
De screaming for vengeance,electric eye,como dice la cancion,cancion electrica,el solo esta guapo,y halford se desmadra xD,riding on the wind lo mismo xD.
You've got another thin coming,otra de las pegadizas,pero ademas con un solo muy bueno.

Defenders of the faith,freewell burning,otro clasico de judas,que mas decir....solo hace falta escucharla xD.
Jawbreaker con un gran trabajo de los guitarristas igual que en eat me alive.

Y por ultimo,el primer disco que escuche de judaaaaaaaaaaaaas!!!!!Me encanta!!!!!rapido,halford brutal............mmmm all guns blazing y hell patrol las mejores canciones del disco(para mi) xD

salu2 gente