viernes, 13 de julio de 2007

VENOM "WELCOME TO HELL" (1981) & "BLACK METAL" (1982)



“Venom fue la mejor banda del mundo con los peores músicos del planeta” Kerry King, Slayer.

Cuando en los años 50 la cerrada y conservadora sociedad estadounidense calificó el rock and roll como ‘la música del diablo’ ni se imaginaban que precisamente esa música, décadas después, les daría la razón. Hasta la aparición de la banda de Newcastle, lo único que se consideraba ‘Black Metal’ eran Jimi Hendrix y Phil Lynott, acepción realmente ridícula en nuestros días.
Y fue en 1979 cuando ese concepto comenzó a coger un significado bien distinto. Conrad Lant trabajaba en los modestos estudios Impulse, algo que a la postre sería fundamental en el desarrollo de la banda de la que estamos hablando.

Y fue cuando Conrad coincidió con Jeff Dunn, por entonces en Guillotine, el momento en que tomaron la decisión de fundar un grupo en el que la temática principal de las canciones fuera el ocultismo y el enaltecimiento del Diablo. Jeff llevó a Conrad a conocer a su banda que basaba su repertorio en versiones de clásicos como Saxon o Judas Priest. Pero Conrad tenía claro que él no quería formar parte de ‘una banda más’, quería tener una banda con una personalidad propia y única dentro del circuito metálico. Algo que, aunque resultara pretencioso para una banda que ni siquiera se había formado, resultó ser su mejor arma. Para muestra, un botón, no debutaron en Inglaterra que pudieron hacerlo en un local digno de los señores de las tinieblas, con suficiente amplitud para sus juegos pirotécnicos.

Lo curioso de ese debut es que fue en 1984, nada menos que cinco años después de haberse formado. Tras varias idas y venidas, finalmente Jeff y Conrad dieron con el batería de una formación llamada Oberon y así llegó Tony Bray que conformaría con Jeff y Conrad la alineación clásica de Venom. Para dejar clara su propuesta decidieron que Jeff, Conrad y Tony no eran nombres que sonaran demasiado satánicos con lo que adoptaron distintos sobrenombres artísticos: Conrad pasó a ser Cronos, un líder titán de la mitología griega hijo de Urano y Gea que, entre otras cosas, derrocó y castró a su padre; Jeff adoptó el nombre de Mantas, un demonio de antiguas culturas asiáticas; y Tony escogió Abbadon inspirándose en la tradición hebrea donde significa literalmente ‘el demonio del hoyo insondable’.

A través del trabajo de Cronos en Impulse, comenzaron a hacer sus primeras grabaciones de los temas que iban componiendo, una mezcla de metal ultra-rápido inspirado en las huestes de Lemmy Kilminster y los riffs cortantes de Judas Priest, voces agresivas y temática oscurantista. Tal era su determinación y tesón que después de varias demos de ínfimas prestaciones técnicas, Neat Records finalmente les produce su primer single, “In League With Satan”. Un título suficientemente claro y una temática más que directa, pero es que desde el primer momento se percibía que Venom era una banda con algo especial dentro del movimiento NWOBHM, ya que aunque la maldad y las figuras oscuras habían sido exteriorizadas por Black Sabbath, la diferencia principal era que mientras Ozzy y los suyos parecía que pretendían huir de esa maldad que les atormentaba, Venom decidió ir más allá y formar parte de la misma maldad e incluso del mismo Infierno.

A pesar de que comercialmente no se le podía augurar un gran futuro a su música, ese mismo año, Neat Records decide recopilar esas demos grabadas y aglutinarlas en “Welcome To Hell”, debut en larga duración de Cronos, Mantas y Abbadon. Un disco con un valor histórico incalculable, ya que nadie, absolutamente nadie, había sido capaz de acercarse a una propuesta como la plasmada en esa placa (quizás sus compañeros de generación Angel Witch eran los que más se acercaron a su sonido). Un trabajo de auténticos visionarios que cambiarían el metal para siempre tanto musical como visualmente.

El pésimo sonido de la grabación, a priori un hándicap, jugó a su favor ya que las canciones sonaban aún más crudas, sangrantes y cercanas a su mayor influencia: el rock sucio y canalla de Motorhead, aunque solo Satán sabe que sería de este disco con una producción decente. Además, el disco tuvo un impacto inmediato debido a su portada, nada menos que una cabeza de carnero que se funde con un pentagrama, lo que no deja lugar a dudas de lo que se puede encontrar uno en el interior. Una perfecta combinación de imagen y música: Venom venía mismísimo Infierno y eran los mensajeros elegidos por el Príncipe de las Tinieblas para hacer llegar su mensaje a todos los rincones del planeta. Y es que se podría decir sin equivocarnos que, probablemente, “Welcome To Hell” fue el primer disco ‘extremo’ de la historia y semilla de los estilos más agresivos del metal: thrash, death, black, grindcore… todos le deben lealtad a Venom.

"Welcome To Hell"



"Witching Hour"



Pero lo mejor estaba por llegar, ya que sólo un año después editaron este pedazo de historia llamado “Black Metal”, germen fundamental en un estilo que precisamente tomaría su nombre de este álbum y que ha alcanzado una popularidad difícilmente imaginable cuando fue registrado en 1982. Cargado de pinceladas efectistas e intros lisérgicas como cuando llenaron de arena el estudio y comenzaron a removerla para la intro de “Buried Alive



un corte basado en un relato de Allan Poe, que nos lleva directamente al interior de un sucio agujero en el que agonizamos mientras estos tres zumbados nos van echando más y más tierra encima.

Toda una lección de cómo crear atmósferas cargadas e irrespirables. “Teacher’s Pet” es el equivalente al “Poison” del “Welcome To Hell”, una carcajada de Venom hacia quien les tomaba en serio, porque si “Poison” es una canción que habla de las enfermedades venéreas, la incluida en este disco no es sino una historia de sexo y lujuria entre una profesora y uno de sus alumnos, contada con pelos y señales y que según cuenta la leyenda está basada en algo que le ocurrió al propio Mantas en sus años escolares y que encima tiene un interludio de lo más blues. No deja de ser cachondo que unos tipos feos y malos como Venom que basaban sus letras en el satanismo y el ocultismo se desmarcaran con cortes como el acabamos de comentar.

La inspiración para “Countess Bathory



proviene de la supuesta biografía de Elisabeth Bathory reflejada en la peli de serie Z “Countess Drácula” protagonizada por la pechugona Ingrid Pitt en la que con la ayuda del Capitán Dobi la condesa buscaba la eterna juventud bañando sus generosas curvas en sangre de jovencitas vírgenes (otro grupo inglés, Cradle Of Filth, le dedicaría un disco completo al asunto). Y por supuesto, también tenemos a los Venom más típicos, punkarras y mosqueados en “To Hell And Back”, “Don’t Burn The Witch” o la misma “Black Metal” llenos de riffs pastosos, batería al borde del colapso y blasfemias a los cuatro vientos.

Precisamente “Don’t Burn The Witch” no sólo es la mejor canción del disco sino que probablemente sea la mejor de los de Newcastle y uno de los mejores riffs de todo el circuito extremo. Además, la voz de Cronos anunciaría la guturalidad de la posterior ola de death metal. Otra vez debemos rendirnos ante la brillante simpleza de su propuesta.

Y como epílogo, una nueva ida de olla. “Black Metal” incluye una introducción de su siguiente pesadilla musical, “At War With Satan”. La duración del tema homónimo sumada a la de esta intro da como resultado de 21 minutos y 12 segundos en homenaje al “2112” de Rush. Venom rindiendo tributo a Rush!! Otro claro ejemplo de su actitud cachonda y lejana a su imaginería de rudos rockeros satánicos.

Black Metal



es uno de esos discos que marcaron un momento en la historia, una clase magistral de mala ostia y rapidez que resultaría en uno de los trabajos más influyentes del rock. Y es que Venom nunca ha sido una banda más. Más rápidos y sucios que Motorhead, más malignos y satánicos que Black Sabbath, más demoníacos y con más pirotecnia que Kiss, con más cuero que Judas Priest y más ‘true’ que Manowar.

Y casi tan ridículos como Spinal Tap, por aquellos primeros años en los que aseguraban tener un plan para conquistar el mundo y someterlo bajo las enseñanzas de Lucifer. Realmente lisérgico. Sencillamente, un disco tan imprescindible en la discoteca de aquel que se considere un ‘metalhead’ como “The Number Of The Beast”, “Screaming For Vengeance” o “Restless & Wild”, que también vieron la luz ese mismo glorioso 1982.

Critica extraida de : http://www.metal4all.net

3 comentarios:

N1G7M4R3 dijo...

Uno de los generos mas polemicos que ha dado el heavy,si algo es cierto,es que son los promotores de este genero,de eso no cabe duda,lo desarrollaron y dieron a conocer a pesar de las criticas,ya sean buenas o malas.
Con un bateria y un vocalista que son pura potencia,nose si la frase de King sera cierta,puede decirse que a mi no me van mucho xD.
Pero bueno,para los fans del Black,son los dioses,y como no,no esta de mas tener estas joyas de Black metal en la "biblioteca"

salu2

RiPWiLD dijo...

No me acorde de poner el primer comentario........

A ver, por partes, esta vez se ha hecho una excepcion, como habeis podido comprobar, he puesto los dos discos por dos razones, a mi personalmente me parece mejor WELCOME TO HELL, pero el que impulso el genero black, fue BLACK METAL, por tanto, creo no hubiera existido uno sin el otro y viceversa, por lo que espero que os haya quedado claro, de por que he puesto los dos discos!!

En segundo lugar, esto va para n1g7m4r3 (ponte el nombre mas corto coño!!!), a mi no me gusta el black metal, pero me gustan las bandas pioneras, como VENOM, BATHORY, MERCYFUL FATE, y alguna mas que me dejo en el tintero, te puede gustar VENOM, y no gustarte el BLACK, osea que, no es excusa para que no te gusten, pero bueno, ya me diras a ver que estilos te gustan a ti, que seria bueno saberlo!! A ver si me lo dices!!

Para mi el DEATH METAL o el GRINDCORE es MUY SUPERIOR, y a mi es realmente el genero extremo que mas me gusta, el BLACK es muy de flipaos!! pero bueno, yo los respeto.....

Y bueno, ya para acabar, VENOM son una de mis bandas favoritas, por planteamiento, ideologia y musicalmente, solamente por sus tres primeros discos (WELCOME TO HELL, BLACK METAL y AT WAR WITH A SATAN) merecen estar en el olimpo de las bandas extremas, marcando el camino de como se debia ser en años futuros, slayer, son unos buenos discipulos de ellos!! Y al final como siempre pasa, el alumno supera al maestro....JEJEJEJEJE

UN SALUDO!!

N1G7M4R3 dijo...

Hombre,yo dije que no me iban mucho,no significa que no me gusten,para dejarlo mas claro,que prefiero escuchar heavy como Judas Priest..................jajajaja(era por poner un ejemplo),Thrash como slayer aunk sean death tambien ^^.
Espero que quede mas claro ahora,no dije que no me gustara,solo que no es lo que prefiero,pero si son buenos discos,joder,no voy a decir que son malos solo pork no lo prefiera xD